7 maravillosos efectos que conseguí al abrir mi blog como freelance (true story!)

abrir-mi-blog
Buffer this pageShare on Facebook13Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn21Share on Google+0

Este es un post de invitado. Por Ana Sastre (Lean Libélula)

Soy freelance.

Eso no significa que sea mi propia jefa. Eso significa que soy yo misma, mi jefa, la comercial, y hasta la directora de desarrollo de negocio.

Por eso, y porque no me sobra el tiempo, cuando veo algo que funciona invierto en él.

Hoy te voy a contar algo que me funciona de maravilla y en el que no dejo de invertir.

Es mi blog.

¿Quieres saber qué he conseguido con él?

 

Añade a tu web un blog y… ¡tachán! ¡Efecto maravilloso!

 

Un blog es la parte de tu web donde publicas cada semana artículos, vídeos, imágenes… con un objetivo claro: atraer clientes.

Mi blog me ha dado resultados estupendos, y por eso lo alimento cada semana para que siga creciendo.

¿Quieres saber cuáles fueron los efectos de un blog en mi negocio?

 

1- De repente, la gente me escribía para saber de mí.

En especial con los primeros artículos pedí un poco de apoyo a algunos amigos de confianza para difundir mis artículos.

No es que hicieran nada en especial, pero lo compartieron en sus redes sociales y con algunas personas que podrían estar interesadas en mis artículos.

Poco después empecé a recibir mensajes de gente con la que había perdido el contacto hace años.

Me decían que les había llegado un artículo mío y que les gustaría volviéramos a retomar el contacto, que querían hablar conmigo sobre un problema que tenían en su empresa, o que les había gustado mucho el artículo X y que lo habían compartído con unos conocidos que les vendría muy bien mis servicios.

El resultado: me había ahorrado un montón de actividad de “prospección comercial” entre mis contactos para ver si alguno estaba interesado en mis servicios. Ahora me llamaban ellos directamente 😀

2- En las quedadas y reencuentros, todo el mundo sabía a que me dedicaba.

Poco después, me di cuenta de que ese efecto se había expandido rápidamente y lo seguía haciendo.

Lo vi, por ejemplo, en las quedadas anuales del colegio: todo el mundo se tuvo que poner al día sobre a qué se dedicaba excepto yo, puesto que la mayoría habían llegado a mi web a través de mi blog.

También cuando quedaba con mis antiguos compañeros de trabajo: varios de ellos eran lectores asiduos de mi blog y ponían al día a otros compañeros.

Era lógico, publicaba mis artículos en redes sociales y los curiosos ya se habían mirado al detalle mi web.

Resultado: Al publicar de forma periódica en mi blog todo el mundo estaba al día de mi actividad. Era fácil que se acordaran de mi para recomendarme 😉

 

3- El “boca a boca” se disparó

No hay nada más fácil de compartir que un link con un artículo interesante. En cuanto la gente leía un artículo y se acordaba de su amigo el de la empresa que necesita un empujoncito le compartían la información.

Y la cadena crecía cada semana.

Al poco, me empezó a contactar gente que me había conocido porque algún amigo les pasó un artículo para su negocio.

Resultado: al hablar de temas útiles y que resuelven problemas o dudas, te conviertes en un tema fácil de conversación entre otras personas, que hablan de tus artículos y tus servicios y los comparten con otros. 

 

4- Conseguí un feedback continuo de mis clientes y sus necesidades

Un blog no es un lugar donde escribir un artículo y punto.

En realidad es un lugar donde estás iniciando una conversación: te pones en la piel de tu cliente, hablas sobre temas que les interesan, te diriges a el de forma directa, le aportas información de valor…

Cada vez que me encontraba a alguien que leía mi blog, me decía, “oye, que no te lo dije, pero que bueno lo que explicaste sobre esto…” como si hubiéramos estado hablando sobre ese tema hace un rato.

Resultado: pude mejorar mis servicios y ampliarlos a medida que mis clientes iban comentando mis artículos y analizando la popularidad que tenían. De esta forma conseguía crear servicios complementarios que se vendían más fácilmente y fidelicé a mis clientes aún más.

 

5- Recuperé clientes y proyectos que daba por perdidos

Como seguro que te ha pasado a ti, tenía clientes con los que no conseguí cerrar un contrato en su momento porque no se terminan de decidir.

La gente necesita tiempo para tomar una decisión, y necesita información y argumentaciones para lanzarse a contratar un servicio.

Pues bien, como con mi blog apliqué Marketing Educacional, ayudé a mis clientes a ver la importancia de mis servicios, demostrar mi conocimiento sobre el tema y les di tiempo para madurar la decisión… sin dejar que se olvidaran de mí.

El resultado: algunas personas que no se terminaron de decidir en su momento me recontactaron después de unos meses diciendo que les había hecho reflexionar mi articulo X, y que querían empezar ¡ya!

Incluso algunos clientes volvieron a mí para más proyectos e ideas que les surgieron a partir de mi blog.

 

6- Noté que empezaba a ahorrar tiempo en reuniones

La diferencia entre una persona que ha leído tu blog y otra que no es que la primera ya tiene la información necesaria para decidir si está interesada en tus servicios o no.

Mis reuniones comerciales dejaron de ser clases magistrales sobre mis servicios y se convirtieron en reuniones donde concretar detalles con futuros clientes.

Por otro lado, era fácil ver que mis clientes actuales solían tener dudas parecidas. Lo que antes era responder las mismas preguntas una y otra vez, ahora se convertía en “Te paso este link, donde puedes ver un artículo en el que explico eso mismo que preguntas”

Resultado: Podía responder todas las dudas de mis clientes con una agilidad increíble y mis reuniones comerciales eran mucho más cortas, porque los clientes ya venían casi con la decisión de compra tomada de antemano 🙂

 

7- Ya no tenía que competir por precio

Igual que todos consideramos que si alguien escribe un libro sobre un tema debe de ser un “experto”, lo mismo pasa con los blogs.

 

¿Qué me pasó a mí?

Vi como publicar online mis conocimientos sobre marketing me adjudicó el cartel de “experta”, y como otros blogs me citaban y me ponían como referencia.

Y como tener marca es dejar de competir por precio, pude poner los servicios progresivamente más caros sin que ello supusiera espantar a los clientes.

Resultado: Como en el mundo offline, importa más lo que digan otros de ti que tu mismo. Tener una marca reconocida me permitió incrementar precios y ser percibida como alguien de más valor. ¿Qué más se puede pedir?

 

8- Me convertí en profesora habitual

Cuando tienes un blog no sólo muestras que sabes del tema (y que sabes lo suficiente como para redactar artículos y que se compartan) sino que demuestras tus habilidades comunicativas: lo bien que explicas, como sintetizas conceptos, como “traduces” al idioma de tus clientes los problemas técnicos….

De ahí que al final obtuviera varias oportunidades de trabajos de formación entre ellos en el Campus Universitario EUSA y como tutora en el programa de Autoridad Ascendente.

Resultado: Mi blog me generó oportunidades de charlas, formaciones y publicaciones estratégicas. Esto me daba aún más autoridad y me acercaba a potenciales clientes (los propios alumnos) que se interesaban por mis servicios.

 

Tu blog es una máquina de generar oportunidades

 

Un blog puede ser la diferencia entre que te conozcan 100 personas o 1000.

 

Entre que te sea difícil cerrar acuerdos con clientes o que sea “pan comido”.

Entre no llegar a fin de mes, o estar tranquilo porque tienes ingresos estables.

Esta ha sido mi experiencia, y es la que comparto con mis clientes.

¿Y tu? ¿A que esperas para tener tu blog?

 

Ana Sastre

Ana Sastre es autora del Blog Marketing Libélula donde asesora a Coaches y Terapeutas a diferenciarse de su competencia y lograr más ventas. En su web podrás encontrar Recursos Gratuitos y muy útiles para desarrollar tu estrategia de Marketing en Internet.

¿QUIERES TOMAR EL CONTROL DE TU NEGOCIO Y HACERLO CRECER?

Apúntate y recibirás gratis consejos y recursos para ayudarte a conseguirlo

Buffer this pageShare on Facebook13Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn21Share on Google+0
2 comentarios
  1. Yolanda Pérez
    Yolanda Pérez Dice:

    Hola Lourdes y Ana:

    No puedo empezar a comentar sin antes mandaros un beso enorme. Y daros las gracias por la enorme ayuda y difusión que dais a mis contenidos.

    Ana me emociono al leerte. Sabes que eres una de mis apuestas y que siempre te recomiendo. Y tengo la gran suerte de haber podido desvirtualizar y conocerte en persona. Llevas una trayectoria impecable. Y todo lo que cuentas en este post es el reflejo de una emprendedora con un par de narices.

    Tener un blog a mi me ha cambiado la vida. Es la diferencia ente el no y el si se puede.

    Chicas, me ha encantado teneros hoy aquí juntas.

    Un abrazo 🙂

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *